Archivo de la categoría: cultura

Viejo, mi querido viejo. Por Charlie.

 

Gracias Dios, por esa cultura que te odia!!!!! Una cultura que en los últimos años vive un tímido pero reconfortante resplandor gracias a los libros electrónicos o ebooks. Las personas bajan de la web, libros y más libros formando en un mismo computador un centro literario impresionante con un tinte bizarro encontrando combinaciones como San Pedro con Nietzche, Wilde con Homero, Paulo Coelho con Buckosvky; y como yo no podía estar exento de estas tendencias sociales que alimentan gran parte de mí, también decidí bajarme un ebook y el afectado fue La Peste de Albert Camus. 

Creanme les iba a hacer una narración a modo de diario quinceañero sobre mi experiencia pero fue tan nefasta que no valió la pena. No llegué ni a la página 15.

La verdad sea dicha queridos lectores, leer en pantalla es más incómodo que tener diarrea en la casa de la novia en la primera visita oficial y con los suegros en la sala esperándote. De comienzo y de final, mis ojos no toleraron el contraste del blanco digital de las hojas; sí, yo un admirador de las letras terminé odiándolas esta vez, por ese mareo prenunpcial que terminó quebrando este gran matrimonio que se avecinaba entre los ebooks y yo.

En ese momento recordé mejores tiempos con mis libros de hojas amarillentas pasados de generación que todavía estaban marcados con el nombre de mi tío o de mi mamá con su letra a los 11 años, esos libros que se adornaban con ese perfume a viejo para visitar el armario lleno de polvo y de ideas de otros autores. A esos libros sí daba gusto saltarlos traviesamente de hoja en hoja. Y la verdad debo decir que mi encanto por los libros debe trascender más allá de su forma o su medio, no puedo ser tan superficial de odiar un texto idea sin siquiera haberlo leído, por eso se me ocurrió una idea que puede servir para los que piensan como yo o para mí solo, si no los hay. 

Si usted conoce a una persona que monte ebooks o si usted mismo los monta, amigo lector debería considerar la opción de ponerle unos fondos viejos amarillentos a estos libros para que personas con problemas de visión y concentración como yo, puedan disfrutar sanamente de una lectura sin pausas. Piénselo sería una modificación muy funcional y que le facilitaría la vida a muchos lectores como usted. Incluso lo podría hacer rico.

 

Charlie.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo cultura